Maria: Nuestra Señora, Maestra de Fe.

Mater Gloriosa

images27.jpeg

Nuestra Señora, la oración a María (cf. Jn 2,1-2), con María (cf. Hch 1,14) y según el ejemplo de María (cf. Lc 1,46-55), ayudará al creyente a descubrir y apropiarse una serie de actitudes centrales de la vida cristiana que alumbran el valor evangélico del sentido de la consagración. María entrega su vida entera a la obra de Dios. En su figura, la donación queda muy desnuda, vestida de gratuidad, resplandeciente de alabanza a Dios, despojada de la más mínima vanagloria, ataviada de humildad, exultante de confianza en Dios.

La relación de Dios con María también nos descubre el rostro de Dios, la manera como Él establece su alianza definitiva con la humanidad y su modo de relacionarse con los humanos, sus criaturas preferidas. Por todo ello, María es figura de la fe de la Iglesia (cf. LG 53, 61, 63).

Dios irrumpe con un estilo peculiar, que provoca el…

Ver la entrada original 525 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s